Social media plan, no basta con un par de anuncios

Mucho se habla de lo importante que es para una marca o empresa tener una presencia online.   Está claro que no tener en cuenta a la red, hoy en día, es desperdiciar un recurso demasiado valioso. Pero hay que saber, que como todo recurso, debe ser explotado adecuadamente para sacarle todo el provecho posible y para esto debemos tener en claro qué pretendemos realmente y cómo pensamos lograrlo.

Necesitamos una estrategia, un orden, unas premisas que seguir, unos objetivos claros y el modo de llevarlos a cabo. Dicho en pocas palabras, lo que necesitamos es un Social media plan y de él dependerá en gran medida el éxito o fracaso de nuestra marca en los medios sociales.

Ya mencionamos su importancia y que de él dependía en gran parte nuestro éxito o fracaso en los medios sociales, ahora toca definir ciertos pasos a seguir que son fundamentales.

  • Investigación y análisis: es necesario hacer una investigación previa para tener una idea objetiva de dónde estamos parados.      Si nos conocen, qué opinan de nuestra marca, de la competencia y del sector en general. De esta investigación, se pretende determinar nuestra reputación online. Será necesario escuchar activamente para obtener información útil a la hora de hace cambios en nuestro plan o por el contrario, reafirmarlo. Para esto habrá que echar mano de herramientas de monitorización, ya sean pagas o gratuitas, que también las hay.
  • Determinación de objetivos: los objetivos deben estar claros, deben ser factibles y deben poder ser medidos. Nuestro objetivo puede ser conseguir nuevos clientes o fidelizar los que ya tengamos. Hacer promoción o establecer un canal de atención al cliente.
  • Determinar los KPI (Key Performance Indicators) en español indicadores clave de desempeño o indicadores clave de rendimiento, que son los que nos ayudarán a medir si los objetivos progresan adecuadamente o si por el contrario, hay que tomar medidas para corregir.
  • Establecer a qué público nos queremos dirigir: es importante para utilizar el mensaje adecuado, con el lenguaje adecuado.  Existen muchas redes sociales, pero no necesariamente debemos utilizar todas. Una vez que tenemos en claro a quiénes queremos dirigirnos, debemos hacerlo en el lugar donde estos se encuentren.
  • La estrategia propiamente dicha: qué vamos a hacer y cómo. Cuáles van a ser las plataformas que utilizaremos. Cuál va a ser la política de contenidos y cómo actuaremos si se diera un caso de crisis de reputación.  Igual de importante es la creación de un calendario editorial de publicaciones y de las acciones de marketing a realizar.
  • Implementación: ni más ni menos que llevar a cabo lo planeado, teniendo en cuenta todos los puntos anteriores. Es necesario que todo el equipo conozca el plan y que cada uno tenga en claro la función que va a desempeñar. El social media manager, el/los community y cada una de las personas que vayan a formar parte del proyecto.
  • Análisis y monitorización: tan importante como diseñar e implementar el plan, es revisar y analizar los resultados periódicamente, para ir variando y ajustando la estrategia en función de los mismos.  La monitorización y el análisis permanente determinará si los objetivos se están llevando a cabo como estaba previsto, o si por el contrario, hay que hacer modificaciones.  Nos dirá cuáles son los contenidos que mejor funcionan y cuáles pasan desapercibidos, o incluso, influyen negativamente.

Si tienes una empresa y aún no decidiste darla a conocer en las redes sociales, ten en cuenta que el tener un social media plan puede marcar la diferencia entre que las cosas marchen como esperabas o incluso mejor, o que por el contrario, tus esfuerzos no sirvan más que para gastar tiempo y dinero.

¿Estás de acuerdo con el artículo? ¿Agregarías o cambiarías algo? Teniendo en cuenta que cada social media plan es diferente, porque cada empresa lo es, sería interesante recibir tus comentarios, consejos y/o críticas.