Branding y naming los creadores de una marca

A todos nos interesa saber el “detrás de escena” de una marca, siempre nos preguntamos el porqué de los colores, la forma, la estética, entre miles de cosas más. Lo que no estamos al tanto es de que una marca puede llevar años en ser creada y puede fracasar  y otras creadas en poco tiempo pero con originalidad y creatividad en todo sentido ganan el primer puesto y se consagran velozmente.

Veamos qué es lo que influye en una marca, qué es el branding y que es el naming ¿ya conocen el parentesco? No van a tardar mucho en descubrirlo…

Veamos primero las diferencias entre uno  y otro. Mientras que ‘naming’ es un proceso de creación del nombre de la marca, el ‘branding’ es el encargado de construir una marca es decir crearle al ‘naming’ una identidad corporativa, así como también posicionarlo en los sitios web y desarrollarlo día a día.

Entonces el ‘naming’ es uno de los primeros puntos para comenzar a desarrollar una marca ¿verdad?

Han oído hablar mucho de naming pero todos sabemos que los nombres de las marcas conocidas tienen como algo especial, una cierta investigación de campo y demás cosas, a su vez debe ser de fácil pronunciación, y debe despertarnos algo dentro al escucharlo por primera vez. Estamos al tanto también de que nuestro ‘naming’ no sabemos si funcionará hasta que se lo dé a conocer, más vale apretar bien los tornillos a nuestras ideas y que tengan sentido, antes de lanzar algo que sabemos que va a fracasar. Pero somos concientes de que para todo hay pequeños secretos y creo que los conseguimos, recolectando información de otros blogs amigos y noticias en la web.

Debes conocer a tu competencia y hacia dónde está dirigida tu empresa. Para eso pregúntate las preguntas básicas: ¿Dónde? ¿Por qué? ¿Cúando? ¿Quién? Desde que comenzamos a amasar la idea de un naming para hacer el futuro branding elegiremos entre miles de nombres que sabremos si encajan o no con nuestra idea acerca de la marca, si no sienten cosquilleos y una entre mezcla de amor y satisfacción al elegir un nombre sigue usando tus neuronas y pensando y pensando… no te abuses, busca alternativas como mezclas de palabras, vé en busca de un diccionario, lee frases ¡inspírate hasta con una foto! Todo es válido.

Si quieres crear un nombre con valores, pues acá sí, te mortificaremos un poco, lo más práctico es hacer una lista (como aquella cuando vas al supermercado) y enumerar todos nuestros valores y objetivos, trata de usar una palabra para cada una, y comienza a hacer un ‘brainstorming’ de ideas que se relacionen con cada una de esas palabras tal vez consigues que la magia cobre vida.

Analiza el color y el concepto relacionado a tu marca, si estamos hablando de algo ecológico elije entre verde, marrón, blanco, beige, es imperdonable que coloques un negro, violeta o rojo que son colores que transmiten totalmente otras sensaciones, está comprobado es por eso que recomendamos elegir un color y si quieres variaciones analiza la gama desde el más claro hasta el más oscuro, puedes encontrar combinaciones asombrosas y hasta la solución para tu naming.

Tómate tu tiempo, inhala…. exhala… ohmmmm, si todavía no lo tienes, no te presiones ni te des la cabeza contra la pared por no develar el nombre para tu marca, es conveniente salir, despejarse un poco de todo ese ritmo y tal vez las ideas ‘caigan’ solas ¿no te ha pasado que haciéndote un café se te despertó una idea? Sonará ridículo pero a mí muchas veces.

Busca en tu naming y branding sensaciones que provoquen a la gente que resuene tu marca una y otra vez en su cabeza, algo pegadizo tal vez.  Defiende tu punto de vista y ten en mano tu branding organizado ¿quien dijo que no triunfarás?